El avance del virus, que preocupa especialmente al sector sanitario, impacta negativamente a los mercados internacionales y también influye negativamente en las finanzas de las familias. Datos y consejos para tener cuenta.

El brote del nuevo coronavirus, la enfermedad que se detectó en Wuhan, China, a fines de 2019 y que se esparció en todos los continentes, es principalmente una problemática de salud. Pero su impacto es amplísimo y alcanza a numerosos sectores. El principal “efecto colateral” es económico: según explican especialistas, el golpe del Covid-19 a la economía es generalizado.

Tal como señaló Richard Baldwin, profesor de economía internacional en el Graduate Institute of International and Development Studies, en Ginebra, Suiza, la actual crisis “no es una crediticia, ni bancaria, ni cambiaria; es un poco de todo eso”. El experto notó que a diferencia de otras situaciones críticas que se vivieron a lo largo de la historia, la que hoy atravesamos afecta a todos los países, incluidos los del G7, que son los más poderosos del mundo.

En ese sentido, y siguiendo a Leonardo Leiderman, asesor principal del Banco Hapoalim de Israel, el concepto de la cuarentena va en contra de lo que sabemos de una economía, “donde mucho depende de las relaciones entre individuos, entre comercios, reuniones de empresas, etcétera”. Las grandes maquinarias se han detenido y la explicación es evidente: ahora la prioridad (por cierto lógica) es la medicina.

Sin embargo, la salud financiera también preocupa. Tal como suele ocurrir, somos testigos del derrame: si los grandes actores industriales tambalean, incluso los gobiernos, también lo hacen las economías más pequeñas. No es un secreto que el coronavirus tiene un impacto directo en la economía del día a día, al tiempo que la mayor parte de las actividades laborales se han reducido y en muchos casos detenido.

En semejante contexto, conviene seguir algunos consejos para cuidar las finanzas propias. Los ejes son los siguientes: hacer compras en forma inteligente, limitar los gastos superfluos y, de ser posible, ahorrar. Un aspecto a tener en cuenta es no dejarse llevar por el pánico, que nunca es buen consejero, y tampoco lo es entre las góndolas de un supermercado. Se aconseja comprar lo necesario (también evitando promociones aparentemente tentadoras) para pasar los días en casa, y de este modo también colaboramos con nuestra comunidad al no desabastecer las tiendas de insumos y alimentos.

Por otra parte, no es conveniente realizar grandes movidas en tiempos revueltos. La presente situación exige análisis y pasos con pie de plomo, al momento de hablar de finanzas e inversiones. Además, es un buen momento para aprender, también sobre salud financiera: debido a la presencia de millones de personas en sus hogares, se han liberado muchos cursos del área que podés aprovechar.

Finalmente, si bien sería ideal ahorrar dinero, en esta coyuntura eso podría ser imposible. En caso de necesitar dinero extra, estamos en un momento adecuado para echar mano al célebre “fondo de emergencia”. Los que no cuentan con este respaldo, pueden pensar en alternativas como los préstamos online, que se presentan como una solución dinámica, con pocos requisitos, para disponer de efectivo para destinar a determinados fines.

Como siempre, la organización será la llave maestra: especialmente en tiempos críticos, llevar orden y claridad a las finanzas será el primer y fundamental paso para que las decisiones posteriores sean adecuadas.

Este es un sitio seguro
Av.Corrientes 1386 Piso 9 Oficina 933, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Información financiera: Préstamos personales online desde $1.000 a $15.000. Plazo mínimo: 60 días. Plazo máximo: 120 días. Tasa Nominal Anual (TNA): 440%.Tasa Efectiva Anual (TEA): 1.239%. Ejemplo: Para un préstamo de $10.000 en 3 cuotas. Valor total de la cuota $6.667. Total a devolver en 3 meses: $20.001. El monto de la cuota incluye: capital, intereses e impuestos