Muchos usan esos términos como sinónimos pero la letra chica revela que se trata de productos financieros diferentes. Conocé qué tienen en común y en qué se diferencian.

¿Sabías que un crédito personal no es igual a un préstamo? Si bien en muchas ocasiones (incluyendo en artículos de sitios especializados en finanzas) ambos términos se emplean como sinónimos, lo cierto es que se trata de productos financieros con una serie de aspectos disímiles. En esta nota de Adelantos.com te contamos cuál es la diferencia entre crédito y préstamo, repasando las características de cada caso.

Comencemos por los préstamos personales, que se definen por ser una operación financiera en la que una entidad o un particular entrega al prestatario una cantidad de dinero al comienzo del trato, a condición de que se devuelva esa cantidad además de los intereses pactados, en el plazo también acordado (en cuotas que pueden variar en cada caso). A la devolución de dicho préstamo se le llama “amortización”. En tanto, al hablar de préstamos hay que tener en cuenta que la operación tiene un período que se determina en forma previa. Además, los intereses se cobran sobre el total de la cifra prestada.

Un crédito personal es la cantidad de dinero que una entidad pone a disposición de un cliente, con un límite establecido. El solicitante no recibe ese monto completo al comienzo de la operación sino que puede usarla de acuerdo a las necesidades particulares a través de una cuenta o una tarjeta de crédito. En este caso, la entidad que presta realiza entregas parciales. Como fuere, el cliente puede pedir la totalidad, una parte o nada; y solamente paga los intereses en función de la suma que haya dispuesto. En este punto cabe notar que usualmente se cobra una comisión sobre el saldo no dispuesto.

Al examinar los detalles de ambos productos hay que señalar, además, que un crédito personal también se concede por un plazo determinado y que, a diferencia de los préstamos, cuando éste se termina es posible renovarlo o ampliarlo. Otro dato a considerar es que los intereses de los créditos suelen ser más altos que los de los préstamos personales, aunque en los primeros solamente se paga por la suma empleada.

Según explican desde Ministerio de Economía de la Nación en su sección web de inclusión financiera, los créditos usualmente se utilizan para cubrir desfases entre cobros y pagos en las empresas, para afrontar períodos puntuales en los que se percibe falta de liquidez, o para realizar compras concretas. En cambio, los préstamos habitualmente se emplean para financiar la compra de un bien o de un servicio.

Dicho esto, se comprende que tanto los créditos como los préstamos son mecanismos de financiación, aunque con aspectos que los diferencian entre sí.

En Adelantos.com ofrecemos préstamos rápidos por Internet, con pocos requisitos y sin rodeos. A través de nuestra plataforma en línea podés disponer hasta 20.000, que enviamos a tu cuenta bancaria en menos de dos minutos luego de la aprobación de la solicitud.



Solicitar Ahora

Este es un sitio seguro
Sarmiento 848 Piso 6, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Información financiera: Préstamos personales online desde $1.000 a $15.000. Plazo mínimo: 60 días. Plazo máximo: 120 días. Tasa Nominal Anual (TNA): 440%.Tasa Efectiva Anual (TEA): 1.239%. Ejemplo: Para un préstamo de $10.000 en 3 cuotas. Valor total de la cuota $6.667. Total a devolver en 3 meses: $20.001. El monto de la cuota incluye: capital, intereses e impuestos