La vida está llena de imprevistos y la organización financiera debe estar lista para esas circunstancias.

La salud financiera tiene un ojo puesto en el presente y otro en el futuro. Es decir, evalúa las circunstancias de la actualidad, pero también lleva su mirada a las eventualidades del mañana. En ese terreno hay una estrategia que cruza ambas instancias: hablamos del fondo para emergencias, que debe consolidarse en el presente y que se construye como una suerte de salvavidas que será de ayuda ante cualquier imprevisto que surja.

Desde un arreglo en el hogar que no habías calculado, pasando por una emergencia de salud, un auto que se avería, un período con desocupación laboral, hasta un exponencial aumento en un servicio contratado, ¡incluso la crisis que ahora impuso la pandemia de coronavirus! En cualquiera de esas circunstancias será de ayuda contar con un fondo de emergencia. En concreto, se trata de una suma de dinero que (idealmente en aumento mes a mes) está separada del ahorro al que se puede echar mano en cualquier circunstancia y que, tal como venimos señalando, se usará únicamente ante un imprevisto.

Se comprende, en tanto, que un fondo de emergencia en las finanzas personales es fundamental para conseguir estabilidad a pesar de aquellos hechos que no podemos prever en ninguna planilla de cálculo. En la práctica, ese dinero permite salir de una situación difícil sin afectar al ahorro propiamente dicho, aquel que se denomina “formal”.

Para comenzar a construir un fondo para emergencias es importante tener en cuenta esa diferenciación: esa cantidad no debe “mezclarse” con el ahorro formal. Otro aspecto fundamental: debe tener una liquidez inmediata. Es decir, siendo que se utilizará para eventuales emergencias, no servirán herramientas de ahorro como un plazo fijo, que liberan el dinero en una fecha determinada. Además, también hay que considerar que cuando esa plata se use en determinada circunstancia será necesario recomenzar, reponer el monto para nuevamente contar con un fondo de emergencia.

¿De cuánto debe ser ese fondo? De acuerdo a expertos del mundo financiero, si bien el monto es variable según cada ahorrista, en términos generales lo ideal es que gire en torno a cinco meses de gasto. Es decir, hacer un cálculo de los gastos mensuales (no de los ingresos) y multiplicarlo por cinco.

En Adelantos.com, una empresa líder en créditos online rápidos, podemos ayudarte con hasta 20.000 pesos. Ofrecemos préstamos por Internet sin demoras: en nuestro sitio web, diseñado con parámetros de seguridad, completás un formulario que revisa nuestro equipo y, al ser aprobada la solicitud, el dinero viaja a tu cuenta bancaria en dos minutos. Solamente tenés que ser mayor de 18 años, tener DNI y cuenta con CBU. Te esperamos para que conozcas nuestra propuesta, apoyada en la solidez del mundo financiero y el dinamismo de los avances digitales.



Solicitar Ahora

Este es un sitio seguro
Sarmiento 848 Piso 6, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Información financiera: Préstamos personales online desde $1.000 a $15.000. Plazo mínimo: 60 días. Plazo máximo: 120 días. Tasa Nominal Anual (TNA): 440%.Tasa Efectiva Anual (TEA): 1.239%. Ejemplo: Para un préstamo de $10.000 en 3 cuotas. Valor total de la cuota $6.667. Total a devolver en 3 meses: $20.001. El monto de la cuota incluye: capital, intereses e impuestos