Se trata de las dos clases principales de activos, aunque presentan diferencias fundamentales a la hora de invertir.

Una de las dudas más frecuentes entre los inversores novatos es la diferencia entre bonos y acciones. Si bien tienen mucho en común y son los dos instrumentos más importantes de activos en el mundillo de las inversiones, se trata de herramientas con características específicas. En esta nota de Adelantos.com, una firma líder en créditos rápidos, comenzaremos diciendo que mientras las acciones ofrecen una participación en una compañía, los bonos son similares a los préstamos realizados a una empresa. En función de ese dato, cuando se habla de inversión en bonos y acciones se considera que las últimas son más volátiles y riesgosas.

Vayamos por partes y comencemos por lo que se conoce como el mercado de bonos. Se trata del lugar donde los inversores negocian valores de deuda, que pueden ser emitidos por gobiernos (administración pública) o bien por empresas (deuda privada), en ambos casos con el objetivo de financiarse. Cuando un inversor compra un bono está prestando dinero por un tiempo determinado y cobra un interés por ese “favor”, de modo análogo a como lo hace una entidad bancaria con sus deudores. Este mercado ofrece una fuente de ingresos regular aunque con una rentabilidad más baja en relación a las acciones.

Avancemos hacia las acciones. ¿Qué son exactamente? Tal como adelantamos anteriormente, se trata de fracciones de capital en la propiedad de una compañía. En ese sentido, el valor de una empresa es el del total de sus acciones que circulan en el mercado bursátil. La regla matemática, el precio de una acción es el valor total de la firma dividido por el número de acciones que circulan. Se comprende, en tanto, que cuando un inversor compra una de estas herramientas se convierte en accionista de la compañía. La liquidez es alta, pero los riesgos también. Por caso, cuando el valor de una empresa cae precipitadamente arrastra a sus accionistas. En términos resumidos, las acciones no sólo son una herramienta de inversión, sino que también son una forma que tienen las compañías para financiarse. Esto a cambio de que el accionista gane el derecho a las ganancias y activos de la empresa.

Para mencionar ejemplos de bonos y acciones, en el primer caso, podemos mencionar los bonos hipotecarios, por productos como los vinculados al petróleo o a las carnes, los bonos de empresas y aquellos que emiten los gobiernos. En el caso de las acciones, podemos señalar cualquier acción de una compañía que cotiza en Bolsa.

Por último, cuando se analizan las diferencias entre bonos y acciones es preciso establecer cómo se valoran, en cada caso. El precio de una acción es determinado por lo que vendedores y compradores de la Bolsa están dispuesto a pagar en un momento determinado; en esa decisión influyen aspectos como la confianza, las legislaciones, movidas políticas e incluso las noticias. En el caso de los bonos, las principales variables a considerar son la inflación y los tipos de interés.




Solicitar Ahora

Este es un sitio seguro
Sarmiento 848 Piso 6, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Información financiera: Préstamos personales online desde $1.000 a $15.000. Plazo mínimo: 60 días. Plazo máximo: 120 días. Tasa Nominal Anual (TNA): 440%.Tasa Efectiva Anual (TEA): 1.239%. Ejemplo: Para un préstamo de $10.000 en 3 cuotas. Valor total de la cuota $6.667. Total a devolver en 3 meses: $20.001. El monto de la cuota incluye: capital, intereses e impuestos